TOPOS ECUATORIANOS BUSCAN LA BETA DE SU FUTURO

Los topos excavadores han desarrollado una serie de especializaciones evolutivas para su vida subterránea. Su cuerpo es fusiforme, más típico de animales acuáticos. Sus ojos son diminutos y en ocasiones están cubiertos de piel, hecho del que se sirvió Darwin en su teoría de la selección natural alegando que los topos no necesitan el sentido de la vista en los ambientes subterráneos y que mantenerla suponía un exceso de energía inútil.

En la mina no existe el miedo. La muerte no preocupa. El peligro es parte del trabajo. La Virgen del Consuelo, patrona de los mineros los protege.

Sus ojos, aunque tristes, siempre esperan la tarde de paga; 12 a 16 dólares diarios es el sueldo de uno de estos topos, de los cuales, un porcentaje se invierte en el harem del minero, lugar donde la mina se torna de colores. Amables, generosos y burlones, se preocupan de la seguridad del visitante. Disfrutan de la tecnocumbia, la música nacional, la cerveza y la cesina de carne.

Las minas son oscuras, calientes, el oxígeno es limitado, la roca se desprende, el lodo atrapa las botas, trabajar ahí es retar a la vida; a la mina se puede ingresar de pie pero en cualquier momento le tocara gatear pues así es la lotería del oro. No comprenden si la Ley Minera los beneficiará o perjudicará, ellos solo quieren trabajar.

Portovelo se asemeja a un queso, tiene perforaciones por toda la montaña, algún día todos estos se unirán, como ahora unida se mantiene la economía de esta provincia gracias al oro; "El Oro" vive de sus betas, Ecuador le apuesta a sus topos.

Esta es la realidad minera de un país de la que tradicionalmente, el Estado se hizo de la vista gorda.

MINA ELIPE. 50 millones de dólares invirtió Elipe en la construcción de su planta de tratamiento, hasta el momento solo ha realizado exploraciones. El minero es muy pequeño ante la grandeza de Elipe.


LUZ. Los devotos, creyentes de la virgen del consuelo, Roberto, Juan y Pedro.


UNA TREGUA. Explorar la mina deja pocos momentos de distensión.

ASFIXIA. Pedro, el desbarrenador, cuelga sin seguridad de uno de los túneles verticales que necesitan ser disparados con dinamita. El sonido es agudo y la cantidad de gases inmensa.

CARBURO. La lámpara, a más de servir par iluminar, es el instrumento que indica si el túnel aun cuenta con oxígeno.

LA BURRA. 10 cargas diarias de material es la cuota de cada guardia dentro de la mina La Ponderosa.



PORTOVELO CIUDAD DE MINEROS.


MINA DE JUAN. Hoy la mina esta cerrada, dos personas murieron ahí. Segundo Alfredo Cely, padre de Edgar Eduardo, muestra la entrada de la mina donde después de un derrumbe su hijo falleció a sus 19 años. 200 mineros y 8 días fue lo necesario para encontrar su cadáver.


MONICA. A pesar de que le parece peligroso el trabajo de la mina, no ha dejado de llevar el almuerzo para su esposo durante 15 años.


CESINA. Cecilia Calle aun mantiene la tradicion de preparar la cesina que tanto gustaba a su padre, quien murió a los 96 años. Sin embargo, la imagen de Jose Calle permanece al ingresar a Portovelo; es el tercero de los mineros del monumento.


LA CHICA 14. Las minas tenían un rumor, al "Harem del minero" había llegado una chica nueva, debían ir a "probar".



"SOY UN PRINCIPE A MI MODO". Coreaban a viva voz todos los mineros presentes en el concierto de Máximo Escaleras.

3 comments:

GuAmBrA LoCo said...

excelente fotoreportaje compa...

ƒriandise said...

muy bueno! la vida de los mineros si que es dura...

saludos!

Anonymous said...

muy buenas imagenes actualmente trabajas en las minas de ELIPE me gustaria contactarme contigo para hacerte unas consultas...
Eddie Morocho
efmorocho@hotmail.com o mejor al emorocho@la-llave.com